La ciencia de los sueños: ¿qué significan y por qué los necesitamos?

The Science of Dreams: What Do They Mean and Why Do We Need Them?

Los sueños han cautivado a la humanidad durante siglos, con sus extrañas narrativas, imágenes vívidas y simbolismos aparentemente profundos. Desde las civilizaciones antiguas hasta la psicología moderna, los sueños se han interpretado como mensajes divinos, ventanas a la mente inconsciente e incluso vislumbres de universos paralelos. Sin embargo, el verdadero propósito y significado de los sueños sigue siendo un tema de investigación y debate científico continuo.

¿Qué son los sueños?

Antes de profundizar en los posibles significados y funciones de los sueños, es fundamental comprender qué son los sueños. Los sueños son una serie de pensamientos, imágenes y sensaciones que ocurren durante ciertas etapas del sueño, principalmente durante la etapa de movimientos oculares rápidos (REM)[1]. Durante el sueño REM, la actividad cerebral aumenta y el cerebro procesa la información de una manera distinta a la conciencia de vigilia.

Mientras dormimos, nuestro cerebro sigue activo, pero nuestros pensamientos o sueños a menudo carecen de la coherencia lógica que experimentamos cuando estamos despiertos. Esto puede deberse a que los centros emocionales del cerebro desencadenan los sueños, en lugar de las regiones lógicas, lo que da como resultado experiencias surrealistas y, a veces, sin sentido.

¿Tienen significado los sueños?

La cuestión de si los sueños tienen significado ha sido debatida durante mucho tiempo por psicólogos, filósofos y científicos. Algunos expertos creen que los sueños son simplemente impulsos cerebrales eléctricos aleatorios que ocurren durante el sueño, mientras que otros argumentan que los sueños tienen un propósito particular y tienen un significado significativo.

Teorías de que los sueños tienen significado

La teoría de Freud sobre el cumplimiento de deseos inconscientes[2]

Una de las teorías más influyentes sobre el significado de los sueños proviene del psicólogo pionero Sigmund Freud. Freud creía que los sueños eran una manifestación de deseos reprimidos y deseos inconscientes que el soñador no podía expresar en la vida de vigilia.

Según Freud, el cerebro que sueña crea un "sueño manifiesto" a partir de fragmentos de imágenes, experiencias y recuerdos cotidianos. Sin embargo, este sueño manifiesto es una representación simbólica del "sueño latente", que contiene los verdaderos deseos inconscientes del soñador. La naturaleza extraña y aparentemente sin sentido de los sueños es el resultado del intento de la mente inconsciente de ocultar estos deseos mediante el simbolismo y la distorsión.

La teoría de la compensación y la autorrepresentación de Jung[3]

Carl Jung, otro psicólogo influyente, tenía una perspectiva diferente sobre el significado de los sueños. Jung creía que los sueños podían ayudar a las personas a tomar conciencia de aspectos de sí mismos que aún no habían reconocido o integrado por completo.

Por ejemplo, si una persona tiene una relación alegre con su pareja pero siente que le falta algo más profundo, puede soñar con actividades mundanas como buscar anuncios de viviendas o caminar por un parque. Jung interpretaría este sueño como el deseo inconsciente del soñador de tener una conexión más profunda y reflexiva con su pareja.

Jung también creía que los sueños podían cumplir una función compensatoria, ayudando a equilibrar aspectos de la personalidad o de la vida del soñador que faltaban o estaban poco desarrollados.

Otras teorías

Otros investigadores de los sueños han ofrecido sus propias interpretaciones del significado de los sueños[4]:

  • Calvin S. Hall consideraba los sueños como parte del proceso cognitivo y ofrecía información sobre cómo los individuos se ven a sí mismos, sus problemas y el mundo que los rodea.
  • George Lakoff creía que los sueños proporcionaban una visión metafórica de los desafíos diarios y los acontecimientos de la vida, con símbolos abstractos que representaban dificultades reales.
  • Rosalind Cartwright vinculó los sueños con acontecimientos importantes de la vida y experiencias emocionales, sugiriendo que los sueños desempeñan un papel en los procesos cognitivos como la memoria y la regulación de las emociones.
  • G. William Domhoff relacionó los sueños con las experiencias diarias y las mentalidades emocionales, al tiempo que reconoció que es posible que los sueños no tengan un propósito claro, ya que la mayoría se olvidan.
  • William Dement , pionero en medicina del sueño, sugirió que si bien los sueños pueden carecer de un propósito claro, aún pueden transmitir mensajes significativos.

Teorías de que los sueños no tienen significado

No todos los expertos creen que los sueños tengan un significado más profundo o sirvan para un propósito específico. Algunas teorías proponen que los sueños son simplemente subproductos de la actividad cerebral durante el sueño, sin ningún significado inherente.

Teoría de la simulación de amenazas[5]

La teoría de la simulación de amenazas sugiere que los sueños tienen un propósito evolutivo al permitir a los individuos practicar la identificación y respuesta a amenazas potenciales en un entorno simulado seguro. Al enfrentar y superar estas amenazas en sus sueños, las personas pueden sentirse mejor preparadas para enfrentar los desafíos de la vida real.

Un estudio realizado en 2009 encontró cierto apoyo a esta teoría al comparar los sueños de niños que habían experimentado un trauma con los de aquellos que no. Los niños traumatizados tendían a tener sueños más amenazadores, lo que potencialmente reflejaba su mayor sensación de miedo e inseguridad en la vida de vigilia[5][6].

Teoría de la activación-síntesis[7]

Según la teoría de la activación-síntesis, los sueños no son más que una colección de imágenes y pensamientos aleatorios generados por la actividad cerebral normal durante el sueño. La naturaleza extraña y sin sentido de los sueños se atribuye a la incapacidad del cerebro para crear una narrativa coherente a partir de estos impulsos neuronales aleatorios.

Los partidarios de esta teoría creen que la extrañeza de los sueños surge del intento del cerebro de dar sentido a estas imágenes y pensamientos desconectados después de despertarse.

Los sueños como regulación emocional

Algunos expertos han teorizado que los sueños pueden servir como medio de regulación emocional. Durante el sueño REM, las partes del cerebro responsables de regular las emociones y la memoria están activas, mientras que el mensajero químico noradrenalina, que puede producir sentimientos de ansiedad o estrés, está suprimido.

Esta combinación de factores puede permitir a las personas afrontar y procesar emociones desagradables o no deseadas en un entorno seguro y controlado, lo que podría ayudarles a afrontar estas emociones de forma más eficaz en su vida de vigilia.

Teoría de la activación continua[8]

La teoría de la activación continua propone que los sueños son esencialmente un subproducto de los esfuerzos del cerebro por mantener la actividad y procesar información durante el sueño. A medida que la parte consciente del cerebro se vuelve menos activa durante el sueño, el cerebro inconsciente envía un flujo de datos desde el almacenamiento de la memoria para mantener el cerebro consciente funcionando.

Según esta teoría, los sueños son la manifestación de este flujo de datos, actuando como una especie de "salvapantallas" para el cerebro consciente mientras no participa activamente en el procesamiento de estímulos externos.

Temas comunes de los sueños y sus posibles significados

Si bien el propósito y el significado más amplios de los sueños siguen siendo un tema de debate, ciertos temas y experiencias de los sueños parecen repetirse en todas las culturas y generaciones. Mucha gente ha intentado interpretar el significado potencial de estos escenarios oníricos comunes.

A continuación se muestran algunos ejemplos de temas de sueños comunes y sus significados propuestos[9]:

  • Engañar a una pareja : Este sueño puede indicar que el soñador siente que sus necesidades no están siendo satisfechas en la relación o que se siente atrapado en otra área de su vida.
  • Infidelidad de pareja : este sueño podría reflejar el miedo del soñador a perder a su pareja o un miedo más general al rechazo en su vida de vigilia.
  • Reprobar una prueba : este sueño puede simbolizar el estrés del soñador y los sentimientos de no estar preparado para afrontar un desafío o situación particular.
  • Vergüenza pública o desnudez : estos sueños pueden representar la sensación de vulnerabilidad y preocupación del soñador porque otros notan sus defectos o imperfecciones.
  • Encontrar dinero o un tesoro : estos sueños pueden significar un sentido de confianza, autoestima y una autoimagen positiva en el soñador.
  • Perder un autobús o un tren : Este sueño puede reflejar frustración con la vida cotidiana del soñador y un sentimiento de falta de algo importante.
  • Perder los dientes : este sueño podría representar las ansiedades del soñador por el envejecimiento o las inseguridades sobre cómo son percibidos por los demás.
  • Descubrir nuevas habitaciones : este sueño puede simbolizar el descubrimiento por parte del soñador de nuevas habilidades, intereses o posibilidades futuras para sí mismo.
  • Caer : Este sueño podría indicar una sensación de falta de apoyo de los seres queridos o un sentimiento de pérdida de control sobre algún aspecto de la vida del soñador.
  • Morir : Este sueño puede representar las preocupaciones del soñador sobre cambios no deseados o incertidumbres sobre el futuro.

Es importante tener en cuenta que estas interpretaciones son generalizaciones y que el verdadero significado de un sueño puede variar según las experiencias de vida, las emociones y el simbolismo personal únicos del individuo.

¿Por qué soñamos?

Más allá de los posibles significados de los sueños, los investigadores también han explorado las razones subyacentes de por qué soñamos en primer lugar. Si bien no existe una explicación universalmente aceptada, se han propuesto varias teorías para explicar el propósito y la función de los sueños.

Los sueños como terapeutas

Una teoría sugiere que los sueños sirven como una forma de terapia, permitiendo a las personas confrontar y procesar dramas emocionales y desafíos en sus vidas. Durante el sueño, el cerebro opera a un nivel más emocional que cuando está despierto, lo que le permite establecer conexiones e ideas que la mente consciente podría pasar por alto o suprimir.

Los sueños como entrenamiento de lucha o huida

La amígdala, la parte del cerebro asociada con el instinto de supervivencia y la respuesta de lucha o huida, está más activa durante los sueños que durante la vigilia. Algunos investigadores creen que esta intensa actividad puede ser la forma que tiene el cerebro de preparar a los individuos para hacer frente a amenazas potenciales, proporcionando una forma de ensayo o entrenamiento para situaciones peligrosas.

Los sueños como musas

Otra teoría sugiere que los sueños facilitan nuestras tendencias creativas. Artistas de todo tipo, desde escritores y pintores hasta músicos y cineastas, han considerado los sueños como fuentes de inspiración para sus obras creativas. Sin los filtros lógicos y las restricciones que imponemos a nuestros pensamientos durante la vida de vigilia, la creatividad desenfrenada desatada durante los sueños puede permitir que surjan ideas y perspectivas únicas.

Los sueños como ayudas para la memoria[10]

Una teoría ampliamente aceptada propone que los sueños desempeñan un papel crucial en el almacenamiento y consolidación de la memoria. Las investigaciones han demostrado que dormir es esencial para la formación eficaz de la memoria y los sueños pueden ser parte de este proceso. Durante el sueño, el cerebro puede clasificar y organizar recuerdos e información importantes, mientras descarta detalles irrelevantes o sin importancia.

Los sueños pueden ayudar al cerebro a almacenar información importante de manera más eficiente al bloquear estímulos externos que podrían interferir con la memoria y los procesos de aprendizaje. Además, los sueños pueden ayudar a integrar los conocimientos recién adquiridos con los recuerdos existentes, facilitando un mejor recuerdo y comprensión.

Cómo recordar tus sueños

Uno de los mayores desafíos al explorar el significado y el propósito de los sueños es la dificultad para recordarlos. La sustancia química cerebral asociada con la memoria, la norepinefrina y la actividad eléctrica del cerebro que ayuda a recordar se encuentran en sus niveles más bajos durante los sueños. Como resultado, si no te despiertas durante un sueño, es poco probable que lo recuerdes.

Sin embargo, existen estrategias que pueden ayudar a mejorar el recuerdo de los sueños[11]:
  1. Establece una intención : antes de quedarte dormido, repítete que quieres recordar tus sueños. Esta intención consciente puede preparar su mente para que sea más receptiva a la hora de retener los recuerdos de los sueños.
  2. Despiértese suavemente : el recuerdo de los sueños puede verse interrumpido fácilmente incluso por la más mínima distracción. Si se despierta abruptamente o inmediatamente realiza otras actividades, puede perder el recuerdo fugaz de su sueño. En su lugar, trate de permanecer quieto y concentrarse en recordar tantos detalles como sea posible antes de moverse o desviar su atención.
  3. Lleve un diario de sueños : tan pronto como se despierte, tome una libreta o su teléfono inteligente y escriba todo lo que pueda recordar sobre su sueño. Documentar sus sueños de inmediato puede ayudar a solidificar los recuerdos antes de que se desvanezcan.
  4. Identificar señales oníricas : preste atención a elementos, símbolos o temas recurrentes en sus sueños. Estos "signos oníricos" pueden actuar como anclas, ayudándole a reconocer cuándo está soñando y potencialmente mejorando su capacidad para recordar la experiencia al despertar.

Si bien la verdadera naturaleza y el propósito de los sueños pueden seguir siendo difíciles de alcanzar, el acto de recordar y reflexionar sobre nuestras experiencias oníricas puede proporcionar información valiosa sobre nuestros pensamientos, emociones y narrativas personales subconscientes.

Conclusión

La ciencia de los sueños es un campo vasto e intrincado que abarca disciplinas que van desde la neurociencia y la psicología hasta la filosofía y la antropología. Si bien los expertos continúan debatiendo los significados y funciones más profundos de los sueños, está claro que soñar es una parte integral de la experiencia humana.

Ya sea que los sueños sirvan como salida para deseos reprimidos, ensayos para desafíos de la vida real, musas creativas o simplemente subproductos de la actividad cerebral, su naturaleza cautivadora y a veces enigmática ha cautivado a la humanidad durante siglos.

A medida que nuestra comprensión del sueño, la cognición y el funcionamiento interno del cerebro continúa evolucionando, también lo hará nuestra apreciación del papel que desempeñan los sueños en la configuración de nuestros pensamientos, emociones y experiencias. Al abrazar la ciencia de los sueños y explorar sus significados potenciales, podemos desbloquear nuevos conocimientos sobre las profundidades de la mente humana y los misterios de nuestro yo inconsciente.

Referencias:

[1] Glucksman, ML. "El sueño: un instrumento psicodinámicamente informativo". La Revista de práctica e investigación de la psicoterapia vol. 10,4 (2001): 223-30.

[2] Guénolé, Fabián et al. “¿Realmente los sueños protegen el sueño? Evidencia a favor y en contra de la teoría de Freud sobre la función básica del sueño”. Fronteras en psicología vol. 4 17. 30 de enero de 2013, doi:10.3389/fpsyg.2013.00017

[3] Zhu, Caifang. "Jung sobre la naturaleza y la interpretación de los sueños: una delimitación del desarrollo con respuestas neurocientíficas cognitivas". Ciencias del comportamiento (Basilea, Suiza) vol. 3,4 662-675. 22 de noviembre de 2013, doi:10.3390/bs3040662

[4] "Hall: una teoría cognitiva de los sueños". Ucsc.edu, 2024, dream.ucsc.edu/Library/hall_1953b.html.

[5] Valli, Katja et al. "La teoría de la simulación de amenazas de la función evolutiva de los sueños: evidencia de sueños de niños traumatizados". Conciencia y cognición vol. 14,1 (2005): 188-218. doi:10.1016/S1053-8100(03)00019-9

[6] Valli, Katja y Antti Revonsuo. "La teoría de la simulación de amenazas a la luz de la evidencia empírica reciente: una revisión". La revista estadounidense de psicología vol. 122,1 (2009): 17-38.

[7] Hobson, JA y RW McCarley. "El cerebro como generador de estados de sueño: una hipótesis de activación-síntesis del proceso de sueño". La revista americana de psiquiatría vol. 134,12 (1977): 1335-48. doi:10.1176/ajp.134.12.1335

[8] Zhang, Jie. "Teoría de los sueños de activación continua". ResearchGate, desconocido, 2005, www.researchgate.net/publication/298504805_Continual-activation_theory_of_dreaming .

[9] Li, Yuhang et al. "La relación entre los sueños típicos y la salud mental de los residentes de un pueblo en la ciudad". Medicina para dormir: X vol. 6 100081. 14 de julio de 2023, doi:10.1016/j.sleepx.2023.100081

[10] Zhang, Jing y col. "La evidencia de un papel activo de los sueños en el procesamiento de la memoria emocional muestra que soñamos para olvidar". Informes científicos vol. 14,1 8722. 15 de abril de 2024, doi:10.1038/s41598-024-58170-z

[11] Dal Sacco, Diego. "Frecuencia de recuerdo de sueños y psicosomática". Acta biomedica: Atenei Parmensis vol. 93,2 e2022046. 11 de mayo. 2022, doi:10.23750/abm.v93i2.11218

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Tenga en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de publicarse.